Claus Per L’estalvi Energètic A La Llar En època De Fred

Claves para el ahorro energético en el hogar en época de frío

Llegan las fiestas de Navidad, una de las épocas con gastos más importantes del año, por las celebraciones y comidas en familia, los regalos y las bajas temperaturas, que provocan una importante subida de las facturas de luz y gas, para calentar el hogar y estar cómodos en casa.

En invierno es cuando nos damos cuenta de que nuestro hogar no está correctamente aislado, ya que notamos las pequeñas corrientes de aire frío en las puertas y ventanas, y el calor de la calefacción no se mantiene cuando la paramos.

Aislar su hogar del frío a través de la rehabilitación le permitirá ahorro energético y mejorar su bienestar.

El principal problema de los edificios es la pérdida de energía, que provoca que aumente el gasto de luz o gas. Hacer cambios para aislar su vivienda del frío no requiere de una gran inversión, puesto que con pequeñas modificaciones podemos evitar estos escapes. Además, los gastos energéticos se pueden reducir a través de medidas de rehabilitación para mejorar energéticamente su hogar.

Rehabilitación para ahorrar energía

Es esencial que los edificios estén aislados para conservar la energía del hogar. En casos de viviendas antiguas, se puede conseguir con la instalación de sistemas de menajes, introduciendo un trasdosado o inyectando aislamiento en las cámaras de aire que se encuentran en las construcciones de las fachadas (construidas a partir de los años 60).

Las acciones de mejora del hogar que consideren la rehabilitación energética disminuyen el gasto energético.

Existen muchos materiales que permiten el aislamiento, así como también pinturas térmicas, aislamientos reflectantes para evitar el escape de energía de los radiadores por la pared, etc.

Casi un 25% de la energía del hogar se escapa a través de las paredes y las fachadas, pero también a través del suelo y los tejados. Es importante revisar los materiales del entablado, construir sistemas como los falsos techos o los trasdosados, y aplicar materiales aislantes.

Con el aislamiento, la centralización de sistemas y la implementación de energías renovables podemos mejorar hasta un 40% de la demanda energética.

Aspectos para mejorar el ahorro energético

CALEFACCIÓN

Casi la mitad del gasto energético de un hogar en invierno es por la calefacción.

El aislamiento térmico del edificio es esencial para la eficiencia energética, para estar calientes en invierno y frescos en verano. Con sistemas como el doble cristal, las láminas térmicas a las ventanas o la doble ventana, se nos permite evitar los escapes de calor.

Aislar las puertas y ventanas, para tapar rendijas y reducir la infiltración de aire, principalmente en los tambores de las persianas, nos permite optimizar energía y poder ahorrar hasta un 40% de la calefacción en invierno. También lo permite contar con sistemas eficientes y que permitan racionalizar el consumo energético.

AGUA CALIENTE

Evitar escapes de agua y goteos de los grifos puede implicar perder hasta 100 litros de agua al mes. Instalar aireadores en los grifos, por ejemplo, puede provocar sensación que el caudal de agua sea el mismo, pero reducir el consumo y a la vez la energía para calentarla.

¿Sabe que una reforma exprés de la vivienda nos ayudaría a ahorrar entre 300 y 650 € anuales en facturas energéticas?

ILUMINACIÓN

Los fluorescentes gastan mucha energía, sobre todo a la hora de encenderse, de manera que cuando se encienden, es importante no apagarlos y volverlos a encender rápidamente. También es mejor sustituir las bombillas incandescentes por bombillas de bajo consumo.

Además, distribuir el edificio teniendo en cuenta el aprovechamiento de la luz natural es esencial para aprovechar la energía natural.

El ahorro energético, además de aportarnos un ahorro económico, nos permite un consumo responsable de energía para tener cura del medio ambiente. Contacte con Ecopime si quiere repensar su hogar para hacerlo más eficiente.

Compartir